Los desconocidos peligros de aplicar mal una inyección

Puede que no nos gusten mucho, pero ante una enfermedad las inyecciones son el método más eficaz para administrar medicina al organismo. Sin embargo, ese “piquetito” puede tener un lado oscuro que se encuentra en la forma de su aplicación.

riesgos de las inyecciones

Riesgos de una inyección mal puesta

De acuerdo al Centers for Disease Control and Prevention, se define como una inyección segura aquella que no daña al receptor, no expone al doctor a ningún riesgo evitable y no genera desechos que sean peligrosos para la comunidad. ¿Qué sucede cuando no se lleva a cabo de esa forma?

Absceso

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos lo describe como una acumulación de pus en cualquier parte del cuerpo. Esta inflamación ocurre cuando el área donde se ha llevado la punción se infecta por lo que el sistema inmune trata de combatirla.

Hematomas

Un moretón surge como consecuencia de un impacto que rompe los vasos sanguíneos de la piel, ocasionando que la sangre se filtre a los tejidos. Éstos se distinguen por un color azul o negro que luego cambia de tono a medida que sana.

Una forma de aliviar el dolor que provoca, es a través de comprensas frías mismas que deberás mantener en la zona por 10 a 20 minutos y repetir varias veces por dos días.

inyección

Foto iStock

Lesiones en el nervio ciático

Este daño puede producir un dolor que se irradia a lo largo del trayecto del nervio, es decir, desde la cadera, glúteos y hacia la pierna.

Trombosis

Un estudio publicado en la National Center for Biotechnology Information encontró que la trombosis de la arteria femoral puede ser una complicación inusual después de una inyección intramuscular, padecimiento que puede derivar en gangrena en las extremidades.

inyeccion

¿Cómo aplicar bien una inyección?

Como acabas de leer, las inyecciones intramusculares poseen algunos riesgos que se pueden evitar si se aplican de la forma correcta. Aquí algunos consejos para que nada salga mal:

  1. Coloca a la persona de forma que favorezca la relajación del músculo.
  2. Utiliza guantes.
  3. Pon antiséptico en la zona donde vas hacer la inyección.
  4. Inyecta el medicamento lentamente y posteriormente retira la aguja con un movimiento rápido.

Recuerda, es importante que acudas con un experto para que éste sea quien te aplique la inyección. ¡Ese piquete puede cambiar tu vida!

You must be logged in to post a comment.