5 reglas que realmente funcionan si estás tratando de perder peso


¡En serio funciona!

Probablemente ya sepas lo que no debes hacer para bajar de peso (como literalmente cualquiera de estas cosas), pero en realidad solo hay dos cosas que funcionan cuando deseas bajar de peso de manera saludable y sostenible: comer bien y hacer ejercicio con regularidad.

Sin embargo, ambas cosas son bastante vagas (y puede tomar mucho tiempo y esfuerzo acostumbrarse). Y a veces, necesitas algunos consejos rápidos y saludables en lugar de una gran revisión de estilo de vida.

Aquí hay cinco sencillos trucos que se pueden agregar a cualquier dieta para ayudarte cuando te sientas hinchada o estancada, o simplemente quieras sentirte … mejor. Prueba uno o adopta todos estos pequeños cambios que pueden impulsar tu pérdida de peso, donde sea que te encuentres.

1. Come comidas completas, no snacks

Durante mucho tiempo nos han dicho que comamos con frecuencia, en pequeñas cantidades, para nivelar el nivel de azúcar en la sangre. Pero un nuevo estudio encontró que los que comían menos, y comidas más grandes, pesaban menos. ¿Cómo es eso? Quemas más calorías procesando una comida más grande que muchas pequeños. Sírvanse de tomar el desayuno, el almuerzo y una pequeña cena, dice el coautor del estudio Gary Fraser, M.D., profesor de medicina en la Universidad de Loma Linda en California.

2. Suda un poco menos

¿De Verdad? En un estudio que comparó grupos que corrieron o hicieron ciclismo por 30 contra 60 minutos por día, el grupo de media hora perdió un 33 por ciento más de peso y pasó un 20 por ciento más de tiempo activo en el día. Como estamos programados para conservar las calorías, cuando quemamos muchas de ellas a través del ejercicio, nuestros cuerpos pueden acumularlas más tarde, moviéndose menos y comiendo más.

Entonces, dos opciones: haz cardio 30 minutos, cuatro veces por semana. O si te gusta un entrenamiento más largo, sigue moviéndote más tarde en el día para asegurarte de que tu metabolismo esté activo.

3. Vé por granos enteros

Las personas que los comen tienden a ser más delgados que aquellos que no los consumen. ¿Por qué? Estos carbohidratos fuertes, requieren energía extra para descomponerse. Su fibra también atrapa algunas de tus calorías, sacándolas de tu cuerpo antes de que puedan almacenarse como grasa.

Prueba varias porciones al día, y como otra opción, los granos integrales en bocadillos y postres, dice Amy Gorin, R.D., nutricionista en la ciudad de Nueva York. “Agrega avena a los batidos o dale un giro más saludable al arroz con leche cambiando el arroz integral por el blanco”.

4. Duerme en una habitación fresca

Los humanos portan dos tipos de grasa corporal: blanca (almacena energía) y marrón (la quemas). La temperatura ambiente puede influir en cuál ganas.

Los investigadores hicieron que los voluntarios pasaran un mes durmiendo en una habitación de 23 grados y otra en una a 18 grados. Después de 30 días de dormir en los cuartos más fríos, su grasa parda era un 42 por ciento más activa y su metabolismo un 10 por ciento más rápido. ¡Así que pon ese termo a 18º!

5. No limpies tu plato

“Eso significa que estás comiendo con los ojos en lugar de escuchar las señales de saciedad de tu cuerpo”, dice Erin Palinski-Wade, R.D., autora de The Belly Fat Diet for Dummies. “Casi siempre terminas comiendo más de lo que tu cuerpo necesita”.

Olvídate del último 10 por ciento de cada comida dejando algunos bocados en tu plato. Los nutricionistas estiman que esto reduce casi 200 calorías al día, lo que ayuda a reducir aproximadamente 4 kilos en seis meses.

You must be logged in to post a comment.